Los selfies se han convertido en una tendencia. Y como tal, las marcas quieren estar presentes.

Como parte de esta moda, una compañía tuvo idea de juntar esta moda con otra que también está presente en nuestros días: los drones. Por lo que han creado el artefacto que será la sensación de aquellos amantes de los autorretratos, ROAM-e, el selfie-drone.

Es un pequeño drone de apenas 8,5 centímetros.

Bajo una creación de la compañía IoT Group, el ROAM-e se presenta como el primer dispositivo no tripulado que quiere sustituir el uso de los famosos selfie sticks, por lo que sólo está enfocado en hacer selfies, y por ello ha sido equipado con características que lo lleven a realizar esta tarea de forma correcta y sin contratiempos.

Cuenta con una cámara con sensor CMOS de 5 megapíxeles.

Se trata de un pequeño drone de apenas 8,5 centímetros equipado con sistema de doble motor con palas abatibles, lo que lo hace que se pueda transportar de forma sencilla. En su interior se encuentra una cámara con sensor CMOS de 5 megapíxeles, y un procesador ARM Quad-Core Cortex A7 dedicado exclusivamente para controlar el vuelo.

Cuenta con un sistema que logra cargar la batería en sólo dos horas, su autonomía es de apenas 20 minutos, pero la batería es intercambiable. Este drone posee software de reconocimiento facial, con el que podrá seguir el rostro del usuario a una distancia de hasta 25 metros, además de que puede tomar fotos en 360 grados y transmitir vídeo en directo a nuestro smartphone.

Su autonomía es de 20 minutos, pero la batería es intercambiable.

Sus creadores lo han puesto ya a la venta por un precio de USD 349.

A pesar de que se ofrece como una opción interesante, el fabricante no ha dado a conocer detalles del tipo de conexión que utiliza o si el almacenamiento es ampliable o posee memoria interna, asimismo no sabemos si se requiere una app para su control y configuración.

Fuente: Infobae